Opinión de Luis Ernesto Lopez ” Sobre la columna de Marco Antonio Valencia URIBE Y EL PARANINFO UNICAUCA “

Cada persona tiene derecho a su opinión, y sobre todo a expresarla libremente. Pero esa opinión debe guardar coherencia intelectual y es lo que menos encuentro en los últimos artículos del señor Marco Valencia.

Primero debió retractarse y hasta presentar excusas por el artículo chovinista de días pasados, donde cerca de doscientas personas le expresaron su rechazo, mediante documentos escritos y solamente tuvo a otro columnista a su favor. Vale la rectificación y aceptamos sus disculpas, pero ahora….

Se molesta mucho el señor Valencia porque muchísimos, no “pocos universitarios”, ejercieron un derecho al veto al expresidente Uribe. Por qué nunca conocimos expresiones de esa molestia cuando Uribe, no solamente veto a quienes tenían opinión contraria a su política, que dista mucho de constituirse en una verdadera ideología propia y madura, sino que además encarceló, mandó chuzar las comunicaciones de opositores y también de las altas cortes, si se reclama el derecho que a mi juicio Uribe perdió, al menos en los claustros universitarios, ¿Por qué coherentemente no se reclama el derecho de las miles de víctimas que ese oscuro personaje regó, desde antes de su mandato y con legalidad institucional cuando ejerció como presidente?

Tratar a los universitarios despectivamente como muchachitos que se pueden manipular, sí que es una falta de respeto, y una actitud de arrogancia frente a quienes aún tienen la fortuna de poder demostrar su independencia política, frente al gobierno, al régimen y al mismo sistema. De manera que si hubiesen permitido la presencia del expresidente, en cuyo mandato cayeron asesinados más de 5.000 jóvenes por crímenes de la fuerza pública que suavemente los denominan falsos positivos, ya no serían unos muchachitos, sino unos adalides del debate democrático?

Finalmente, no juguemos a los sofismas: Quisiera conocer la primera exposición, relacionada con el pensamiento que no tenga contenido político, la academia no es exenta a la política, mucho menos si el contexto en el que se da esta situación es el que vivimos hoy los colombianos y quien se expresa es un expresidente con aspiraciones de mantener tensados los hilos de un poder, que afortunadamente cada día lo tiene más distante. En ese sentido, la misma permisividad de la rectoría de la Universidad del Cauca, tampoco sale bien librada, no en el sentido que usted critica, sino porque ese cargo también esta corroído por la manipulación de los políticos, lo cual inclusive degrada el concepto mismo de política y exhibe con lujo de detalles los colombianismos de politiquería y clientelismo.

Luis Ernesto López R.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s