#DDHH Presentación del documento “Sin Norte” 2011

Presentación del documento “Sin Norte” 2011
Autora: Gina Escheback (Claudia Quintero)

“Sin Norte” Libro escrito por Gina Escheback Cuenta la incursión paramilitar en el #Catatumbo . Una mujer en medio del conflicto, Este libro ha sido fuente de la Corte suprema de Justicia en ratificación de condenas a paramilitares,lo puede descargar en este link :

https://docs.google.com/file/d/0B20vq9KsCiE1djZrZUtLUXJLdFU/edit?usp=sharing

Sin norte

En honor a las víctimas del Norte de Santander y de la memoria históricnecesaria para la no repetición, es

“Sin Norte”

Resumen
Gina es una joven nacida en el departamento fronterizo con Venezuela, Norte de Santander Colombia, de un hogar humilde; desde el año 1999 un concurso de cosas inexplicables sucedieron en su vida y la de su familia, esas cosas fueron
promovidas por las “Autodefensas Unidas de Colombia AUC”, empieza un relato, con lo sucedido a su padre y abuela quienes sobrevivieron a una masacre de indescriptible lesa humanidad, en La Gabarra Norte de Santander, observando
todo tipo de vejámenes como asesinatos selectivos y desmembramientos con moto sierra, ver cómo posteriormente tiraban los cuerpos al Rio Catatumbo y otros eran calcinados, este hecho marcó a Gina, quién empieza a indagar sobre
estos grupos que tomaron control y gobernabilidad total sobre su región.
Su Padre y abuela escaparon por la selva hasta llegar a Venezuela, y estando desaparecidos por 17 días fueron rescatados y regresados por el Gobierno venezolano a Colombia, Venezuela quien les auxilio humanitariamente, fue engañado, con promesas de seguridad para las víctimas ofrecidas por el mismo
Ejercito cómplice de la masacre, ejecutando posteriormente a muchos sobrevivientes de la masacre, éste éxodo fue de más de 2200 personas y aunque las autoridades no registran más de 100 asesinatos, la gente cuenta más de 300 masacrados en la Gabarra en varias incursiones de Castaño, Mancuso y sus secuaces.

Gina posteriormente se formó como líder comunitaria, tenía un grupo de jóvenes adictos en recuperación, con quienes se reunía tres veces por semana y realizaba actividades artísticas, espirituales y culturales para buscar su recuperación la cual se iba notando poco a poco. Todos sus chicos fueron ejecutados por los paramilitares por ser drogadictos, no sólo ellos, conocidos y amigos,
homosexuales, trabajadoras sexuales , profesores, sindicalistas, periodistas, líderes políticos, fiscales o jueces honestos y todo aquel considerado “diferente” o colaborador de “ las guerrillas“ eran eliminados uno a uno , Gina con impotencia veía derramar sangre sin poder hacer nada.
Luchó contra las autodefensas, enfrentándose y oponiéndose al reclutamiento en sus filas de su hermano, a quien le tenían en los planes convertirlo en un sicario siendo menor de edad, fue “endulzado” ó “convencido” como se dice en Colombia
para presentarse a entrenamiento al ejército y luego de 3 meses entraría a las filas de las AUC por un pago, y autorización para matar.
Observó partidos de Fútbol con apuestas millonarias, de Paras Vs Ejército, policía o DAS y entrega testimonios increíbles de la amistad AUC-Estado Colombiano.
Casi al borde de la locura la lleva el descubrir que ese grupo maligno, estaba en todos los estamentos del Estado, no podía confiar en militares, fiscalía, mucho menos en policías, a fuerza convivió junto a su comunidad con la estadía de un
pelotón paramilitar que se estableció en sus viviendas, les alimentaron y callaban ante sus órdenes.
Conoció a los cabecillas de éste grupo y cómo todos, vivió con miedo hasta el momento que decidió escribir esta historia.
El bloque Catatumbo que dominaba la región en el tiempo y espacio relatado por Gina, quien hace una explicación fácil de entender y descripción de Las AUC, su modos operandi y la Ley de Justicia y Paz que ahora les cubre luego de una supuesta desmovilización, que considera, no es más que un show mediático que utilizó el gobierno de turno para legalizar miles de delincuentes al servicio de un Estado Paramilitar y corrupto. Dichos postulados confiesan un listado de delitos y
omite otros que Gina, con testimonios propios y de otras víctimas confirma en este documento, tales como reclutamiento de menores, extorsión, sexo con menores de edad, abusos aprovechándose de su poder, como por ejemplo: comer
y salir sin pagar dónde les provocaba, utilizar las instalaciones de colegios gubernamentales para bacanales y fiestas, patrullar con el Ejército y la policía. Es Ella testigo de la más delicada afirmación que muchos colombianos vivieron y
conocen, pero callan por miedo. “fue obligada a Votar por los paramilitares, a favor de un personaje siniestro que fue presidente de Colombia dos veces”.
Los paramilitares arrodillaron Cúcuta y todo al Norte de Santander en una guerra sin objetivo más que asesinar a todo aquel que apareciera en sus listas, suministradas por militares y policías.
El libro relata detalles de la opresión que el pueblo tenía, y cómo eran obligados a aportar dinero para compra de municiones, y todo aquel que se atrevía a denunciar en la fiscalía, se consideraba “muerto”, la misma Directora de fiscalías de Cúcuta hoy prófuga de la justicia, daba esta información a los sicarios para exterminar a todo “sapo “o “delator” que se opusiera a su accionar criminal.
Descubrió falsos positivos (Engaños Judiciales) dentro de las AUC, jóvenes que hoy purgan condenas por paramilitarismo sin serlo como chivos expiatorios de los auténticos asesinos, todo planeado desde el mismo aparato judicial, “la Fiscalía”,
chivos expiatorios en Colombia y en Venezuela, otro enigma que ha permanecido en silencio.
Nadie se negaba a la seducción paramilitar, políticos como el ex alcalde de Cúcuta, Ramiro Suárez, acusado por paramilitarismo y luego dejado en libertad contaba con una escuadra de escoltas perteneciente a la organización armada al
margen de la ley.
Asesinatos: más de cuatro mil, robos, contrabando de gasolina, cobro de “vacunas”, hornos crematorios, ritos satánicos y hasta canibalismo, son algunas de las “bellezas” confesadas que hasta hoy sólo castiga cómo máximo de 8 años a sus actores principales, con garantías otorgadas por el gobierno colombiano, como educación y salud preferencial, subsidios económicos y
sostenimiento para no delinquir más, beneficios a los cuales las víctimas no tienen acceso.
Hechos tan delicados y tristes como la utilización por las AUC de un niño sicario
“Robocop” para asesinar a un ex alcalde, muy querido por la comunidad, son
ocultados en sus versiones libres por los paramilitares para entrar dentro de la
normativa de la Ley de Justicia y paz, Gina siguió la vida de este niño, que
posteriormente fue asesinado y la trae como testimonio de la mentira y el horror
vivido por los colombianos durante 8 años.
En su trabajo como líder social, y al considerarse oponente a las políticas
implantadas por los paramilitares en el sector, fue citada a una reunión con el
Máximo jefe del Bloque Catatumbo Iván Zapata Laverde, alias “El Iguano o Raúl
Sebastián”, en Puerto Santander, centro de operaciones de los paramilitares,
su casa allanada y destruidos sus bienes, por fortuna ella se encontraba en otro
sector, un intento de secuestro de su hermano menor de tan solo 11 años, quien
junto a dos niñitos más escapó de los “paras” la dejaron sin salida. Con una bebe
en brazos sale con lo que tiene puesto a la Ciudad de Bogotá, a engruesar la larga
lista de desplazados de la violencia.
Sigue luchando por las víctimas del conflicto armado, en especial, las victimas del
bloque Catatumbo y frente fronteras, documentando cada caso, con el fin de
denunciarlo algún día a nivel nacional e internacional.
En un lenguaje cotidiano, sencillo, con notas explicativas de pié de página y un
contexto fácil de asimilar; desde su corazón, da cuenta que cada Página ha sido
escrita con lágrimas; con dolor de pueblo, de su pueblo al cual nunca pudo volver,
aún estos grupos armados hacen presencia en la región y muchos de sus
colaboradores, del mismo Estado ahora se encuentran libres, a pesar de las
contundentes pruebas en su contra.
Es un valioso documento, con nombres, fechas y sitios claramente ubicados
geográficamente, con imágenes que recrean al lector para ubicarse en el
momento mismo de la historia.
Sin Norte cuenta con una amplia bibliografía desde documentos de la Justicia
colombiana como condenas y procesos, también acompañan testimonios de
víctimas a quienes por seguridad se les protege su identidad, artículos de prensa y
demás.
Sin Norte, así se ubica Gina, sin su Norte de Santander, y sin el Norte de su vida,
cuando le arrancan a alguien todo, hasta su alma, sólo puede gritar con sus dedos
al escribir, y contarle al mundo, lo que muchos aún quieren callar y ocultar, la
guerra sucia que viven los colombianos, en especial las víctimas, esperando que
algún día el autor intelectual de estos hechos pueda ser juzgado.
No es un documento académico, es una historia de vida….
En honor a las víctimas del Norte de Santander y de la memoria histórica
necesaria para la no repetición, es “Sin Norte”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s