#DDHH Fuerte polémica entre los indígenas del Cauca y la guerrilla de las Farc . (Comunicados)

Fuerte  polémica entre los indigenas del Cauca y la guerrilla de las Farc .

A continuación los comunicados.
La carta de los indígenas del Cauca a Timochenko líder de las Farc
Hablan de grupos ‘paraguerrilleros’ que han infiltrado el movimiento indígena con el fin de asesinar a sus líderes y sus médicos 

El pasado lunes 29 de abril, en carta dirigida a alias Timoleón Jiménez o Timochenko, máximo comandante de las Farc, las comunidades indígenas del norte del Cauca –reunidas en el resguardo de San Francisco, en Toribío, y agrupadas en la Asociación de Cabildos Indígenas (ACIN), el Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) y la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC)- le reclamaron por el plan sistemático de exterminio físico y cultural que desde hace varios años ha promovido el grupo guerrillero.
En la dura misiva, anunciaron la condena de seis miembros de sus mismas comunidades por los delitos de asesinato y, a su vez, señalaron a las Farc como las responsables intelectuales de un plan militar destinado a asesinar de manera selectiva a varios de los comuneros indígenas. Y, en este sentido, dieron a conocer el plan de la guerrilla para acabar con el movimiento indígena colombiano, una de cuyas estrategias es utilizar a integrantes de dichas comunidades, a quienes previamente han preparado para que cumplan con supuestos “propósitos militaristas revolucionarios”.
“Preparan política y militarmente a sus unidades para enfrentar al movimiento indígena, generando y auspiciando al interior de las comunidades grupos organizados denominados ‘avelinos’ o ‘reservas campesinas’, entre otros. El único fin es el dominio territorial, ideológico, político y hegemónico para obstruir el desarrollo de nuestras organizaciones propias. Otra de las estrategias de estas organizaciones paraguerrilleras ha sido la económica, aprovechándose de la necesidad de las comunidades y comprando conciencia a los comuneros, ofreciendo préstamos e impulsando proyectos productivos que buscan romper la estructura de los cabidos indígenas”, señala la carta.
Según las organizaciones indígenas del norte del Cauca, desde hace más de una década, uno de los ideólogos en la región de las Farc conocido con el alias de Matías, mediante un documento visibilizó el plan de las Farc: “Un plan de exterminio sistemático, físico y cultural. Cualquier pretexto de organización es necesario para lograr la revolución. Este es un argumento bajo, que crea desordenes en las comunidades indígenas y así querer lograr supuestos cambios estructurales. Por eso hoy en las comunidades son los milicianos los mayores impulsadores del desorden en torno a la autoridad tradicional”, dicen.
Y agregan: “Han entrenado a nuestros propios comuneros y los han convertido en sicarios de las comunidades y de las muertes selectivas, asesinatos preconcebidos, con el aval de los ideólogos de la guerra fariana. Ha sido una estrategia militar de esta autodenominada organización revolucionaria, quien dentro del marco de su estrategia militar ha asesinado a la esencia del movimiento indígena, nuestros The Walas -médicos tradicionales- e igualmente dan golpes sicariales a líderes comunitarios que defienden nuestra organización. Pretende las Farc dentro de su plan de exterminio, miedo y terror, destruir a las comunidades indígenas”.
Los indígenas del norte del Cauca señalan que la guerrilla les ha declarado la guerra en la lucha por la pervivencia, autonomía territorial y gobierno propio que ellos están construyendo. Y señalan: “Esto genera en las Farc un problema grave que les impide ordenar y mandar en nuestra comunidad. El movimiento indígena, en el marco de la resistencia y representado por la comunidad, generó en cada comunero identidad, respeto y autoridad a lo propio que choca con el querer de las Farc, quienes en algún momento histórico pretendieron manipular nuestra organización comunitaria”.
“Al ver su derrota político en nuestras comunidades, ellas pretenden exterminar al movimiento indígena colombiano política y militarmente (…) Hoy vemos con preocupación acciones que desequilibran la armonía territorial y la convivencia”, dice la carta dirigida a Timochenko, en la que además se denuncia que la guerrilla está comprando tierras en los resguardos y entregándoselas a personas ajenas a la organización indígena, al tiempo que le ofrecen teléfonos celulares, plata y armas a los jóvenes indígenas, como opción de incentivo para que entren a formar parte de la organización subversiva.
Asimismo, las autoridades indígenas nortecaucanas denuncian en la misiva que hay organizaciones políticas proclives a las Farc que tienen como estrategia tratar de desprestigiarlas, generando en los organismos internacionales un ambiente de desinformación y de exterminio para acabar con nuestro proceso organizativo. “Nuestra organización ha dialogado con la insurgencia planteándoles las preocupaciones que hoy expresamos con respeto en la palabra, la respuesta de parte de las Farc ha sido con la mentira y los asesinatos a nuestros comuneros y comuneras, entre ellos los médicos tradicionales”.
Precisamente hoy, la Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos expresó su preocupación por el asesinato selectivo y continuo de miembros del pueblo Nasa en el Cauca. “Durante el año 2012, la Oficina recibió información sobre 48 asesinatos selectivos. Entre enero y abril de 2013, la Oficina cuenta con información sobre ocho homicidios más, e indicios de que cinco de esos crímenes habrían sido perpetrados por las Farc”, señaló.
Y precisamente corroborando las denuncias sobre el tema de los médicos tradicionales, la Oficina de las Naciones Unidas reveló que desde el segundo semestre de 2012, cuatro de ellos fueron asesinados.
Todd Howland, representante en Colombia de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derecho Humanos, advirtió que los indígenas del Cauca están siendo asesinados y no cuentan con la protección suficiente por parte del Gobierno: “El Estado conoce la propuesta de medidas de protección colectivas presentada por los pueblos indígenas del Cauca y basada en el reconocimiento y fortalecimiento de la Guardia Indígena. Ha pasado mucho tiempo y hay demasiadas víctimas. Hoy ante la gravedad de la situación, es necesario que el Estado tome acciones urgentes”, dijo.
“Llamamos al Estado a que cumpliendo con su obligación de garantía y protección de los derechos humanos trabaje con las autoridades indígenas para hacer efectivo el reconocimiento y fortalecer las capacidades de la Guardia Indígena con el fin de mejorar la protección del pueblo Nasa”, concluyó Howland

 

Tomado de EL ESPECTADOR

——————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————

Mayo 13. Timoleón Jiménez de las FARC-EP responde carta a varias organizaciones indígenas del Cauca.

Transcripción texto de la carta:

Señores voceros de la Asociación de cabildos indígenas del Norte del Cauca y el consejo regional indígena del Cauca. El Bloque Occidental Comandante Alfonso Cano de las FARC EP, en relación con los sucesos del 28 y el 29 de Abril de 2013 en San Francisco Toribio nos permitimos hacer las siguientes precisiones.
1.            Las FARC-EP desde su nacimiento ha estado comprometida con las luchas populares, incluida la justa y valerosa lucha indígena por la tierra, encarnada por importantes representantes de su etnia a lo largo de la historia, entre ellos José Gonzalo Sánchez, Manuel Quintín Lame, Eutiquio Timoté, Juan De la Cruz Perafán, Álvaro Ulcué Chocué y Avelino Ul, entre otros.
2.            Esta política está consagrada de la siguiente manera en el punto 6 del programa Agrario del movimiento guerrillero, firmado el 20 de Julio de 1964: “se protegerán las comunidades indígenas otorgándoles tierras auto suficientes para su desarrollo, devolviéndoles las que le han usurpado los latifundistas y modernizando sus sistemas de cultivo […] las comunidades indígenas gozaran de todos los beneficios de la reforma agraria revolucionaria. Al mismo tiempo se estabilizara la organización autónoma de las comunidades, respetando sus cabildos, sus formas de vida interna, su cultura, su lengua propia y sus formas de organización”.
3.            Las políticas de las FARC EP en favor del pueblo colombiano guardan coherencia con los principios revolucionarios y con las conclusiones emanadas de nuestras conferencias y plenos del Estado Mayor Central, así como con las disposiciones y orientaciones del Secretariado Nacional. Rechazamos enfáticamente la calumniosa, pérfida y provocadora sindicación al Comandante Matías de estar desarrollado un “plan sistemático de exterminio físico y cultural del movimiento indígena colombiano. Nunca han respondido al capricho y querer de determinados comandantes, como lo sugiere el comunicado de la ACIN y CRIC leído el 29 de abril de 2013, con ocasión del juicio adelantado contra seis comuneros del resguardo de San Francisco.
4.            Nos mantenemos fieles a los principios del respeto a los intereses de las comunidades; a la defensa de los intereses de los pueblos indígenas, amenazados por la cultura mercantilista del capitalismo, por las políticas neoliberales promovidas por el Estado, por las trasnacionales que codician las riquezas de esos territorios; al rechazo al paramilitarismo; y a la confrontación de la fuerza pública, que viola los derechos humanos a los comuneros y comuneras, haciendo que organicen las redes de sapos, y sirve de avanzada de las multinacionales que tiene como mira el campo colombiano.
5.            Hoy como en todas las épocas, el movimiento popular, y en particular el movimiento indígena es traicionado por algunos de sus dirigentes que dejan de lado el sentir y las aspiraciones de las comunidades humildes, para plegarse al Estado, adquiriendo compromisos con organismos de seguridad y, en ocasiones, con el paramilitarismo. Es el caso del señor Alcibíades Ulcué quien, como ha sido de amplio conocimiento público, entregaba a los paramilitares dineros destinados a resolver los problemas de salud de las comunidades indígenas mientras estuvo presidiendo la dirección de la empresa de Salud de los pueblos indígenas (AIC). En la actualidad es quien facilita el reclutamiento de jóvenes y mayores NASA para vincularlos a la guerra como informantes del ejército en los territorios indígenas.
6.            Resultados de esta política es el “juicio” adelantados el 29 de Abril en el resguardo de San Francisco en contra de 6 comuneros indígenas y los pronunciamientos verbales y escritos hechos con ocasión del mismo. En el juzgamiento resultaron condenados a 40 años de cárcel 3 comuneros indígenas de manera injusta (sin pruebas y sin garantizarles plenamente el derecho a la defensa). Este veredicto emitido por un grupo minúsculo en una asamblea manipulada por la ACIN y la “amenaza” de detener a milicianos y guerrilleros para entregarlos al INPEC y hacer que purguen largas condenas en las cárceles del régimen, le mereció al señor Feliciano Valencia el reconocimiento y felicitación publica por parte del comandante de la 3 división del ejército. Justamente, el ejército y los organismos de inteligencia del Estado tienen en la actual dirigencia de la ACIN una eficaz avanzada contrainsurgente.
7.            Ante esta situación y el propósito expreso de los dirigentes de la ACIN de continuar con la requerida política de persecución a los revolucionarios, hemos dado la orden a todos los milicianos y guerrilleros de no dejarse capturar ni desarmar por las guardias indígenas. Hacemos desde ahora responsables de las consecuencias que acarreen los intentos de detención, juzgamiento y desarme a las dirigencias de la ACIN y el CRIC.
8.            Hacemos un llamado a las autoridades indígenas que aún les queda sensatez y no se han comprometido con los organismos de seguridad del Estado, a que reflexionen en bien de las comunidades y asuman posiciones consecuentes con sus intereses, dejando de lado el discurso y la actitud belicista y macartista contra sus propios hermanos, y buscando la unidad y el reconocimiento como sujetos de derecho a todos los comuneros NASA, para luchar mancomunadamente contra las injusticias de que han sido víctimas por quienes detentan el poder desde siglos.
9.            Reiteramos el respeto a los principios de unidad, territorio, cultura y autonomía; nos solidarizamos con las reivindicaciones de las comunidades indígenas; reafirmamos nuestra voluntad por atender y solucionar de manera dialogada las dificultades que se puedan presentar entre nosotros y la comunidad indígena.
10.          El conflicto armado colombiano tiene cobertura nacional, con raíces en la problemática social, y por tanto la solución del mismo debe ser también nacional. En consecuencia mientras el conflicto no se resuelva ni se cambien las estructuras económicas, el régimen político ni las políticas de despojo articuladas al modelo agro industrial y extractivo destinado a la exportación que tiene el gobierno para el campo colombiano, tampoco los indígenas, como ningún otro sector popular podrán resolver su problemática de forma estructural.
11.          Nuestra presencia no representa una amenaza para los intereses de los pueblos indígenas. La aplicación de las normas que rigen la actividad de los guerrilleros de la FARC protege a las comunidades indígenas, campesinas y afros. Mantenemos nuestro espíritu unitario y nuestra disposición de lograr acuerdos concertados porque estamos convencidos que es el pueblo el mayor afectado por los enfrentamientos entre organizaciones populares.
12.          Nuestra lucha armada es histórica y ha sido sostenida por la vinculación a nuestra organización de campesinos, indígenas, afros y mestizos; toda una amalgama de pueblo con su esfuerzo y sangre ha contribuido al logro de buena parte de las reivindicaciones del movimiento popular. Como forma de lucha asumida por el pueblo colombiano, y en particular por el pueblo NASA, debe ser respetada por quienes también se proclaman luchadores populares.
13.          Mantenemos nuestra disposición de dialogar con las autoridades indígenas que tengan legitimidad en sus bases, en un espíritu de mutuo respeto, con el objetivo de superar de manera concertada las contradicciones y de llegar a un acuerdo en relación con la humanización de la guerra.
 Fuente Anncol
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s