#DDHH Crímenes contra las mujeres en medio de los conflictos armados

“Regiones  enteras sufren  consecuencias de las guerras y los conflictos armados, mujeres, niñas y niños  se ven particularmente afectados debido a su vulnerabilidad y condición  jurídica y social también por su condición sexual y género.  A menudo los actores armados de un conflicto cometen violación sexual  a las mujeres y menores , y en ocasiones utilizan las violaciones sistemáticas de las mujeres como una estrategia y arma de guerra las otras formas de violencia cometidas en los conflictos armados contra mujeres , niños y niñas son  los asesinatos, la esclavitud sexual (trata de personas) , el trabajo forzado, la esterilización forzada”

 

Anónima “Una mujer en Berlín” es un film de Max Färberböck cuenta la historia de una periodista alemana, que al finalizar la guerra y al producirse la derrota a Hitler el ejército Rojo;  se enfrenta a una praxis común y despreciable en las guerras:  la violación sexual, los rusos habían violado a más de un millón de mujeres, cómo botín de guerra ganado por los rusos, el tema fue tabú , hoy es un delito de lesa humanidad gracias a la lucha de las mujeres que han sido víctimas en todos los conflictos armados de este mundo dominado por varones.

 

En casi todos los conflictos bélicos internos o internacionales quedan numerosos muertos combatientes o civiles, heridos, todo tipo de agresiones a los derechos humanos, miseria, pero también quedan muchas mujeres rotas por las humillaciones sexuales llevadas a cabo por todas las partes en el conflicto, el 80% de las víctimas desplazadas de los conflictos son mujeres, niñas y niños.

La violación sexual en muchos conflictos se consideró y aun considera como arma usual de lucha y dominación, creando terror, y hasta es útil para torturar y extraer información, se ha usado como recompensa a los soldados en algunos casos. EL caso más concreto es cuando el (TPI) Tribunal Penal Internacional, dictaminó la violencia de género como delito contra la humanidad en los conflictos de Ruanda y de Yugoslavia en los  90, siendo así un histórico acontecimiento, pero son pocas las condenas que se han dictado por estos delitos en esos dos conflictos.

Como olvidar las llamadas “Estaciones de Confort, Dónde el Ejército japonés tenía secuestradas a más de 200 mil mujeres y niñas, las cuales fueron violadas por los soldados como  premio por pelear en la segunda guerra mundial. Estos Crímenes hechos por Japón aún están en la impunidad.

El Ejército ruso cometió delitos sexuales a más de un millón de mujeres, al estar derrotados los nazis, su galardón era precisamente saber que esas mujeres llevaban en su vientre sus hijos a quienes llamaban los Russenkinder, muchas cirugías para coser vaginas rotas por el abuso, otras abortando era el panorama doloroso de las postguerra, mujeres que pagaron con creces las bestialidades de la guerra.

“¡Maten! ¡Maten!. En la raza alemana no hay más que mal, ¡ni uno entre los vivos, ni uno entre los aun no nacidos, nada más que mal! Sigan los preceptos del camarada Stalin. Aniquilen a la bestia fascista de una vez por todas en su guarida. ¡Usen la fuerza y rompan el orgullo racial de esas mujeres alemanas! ¡Tómenlas como su botín de guerra! A medida que avancen, maten, nobles soldados del ejército rojo.”

Comisario soviético judío Ilya Ehrenburg

En el año 2008 El Tribunal Penal Internacional y el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, demarcan  la Resolución 1820 [Mujer, Paz y seguridad], que protege a la mujer en los conflictos, específicamente resolución que para mí  ratifica el carácter de Lesa humanidad a los crímenes de guerra como la violación y la esclavitud sexual, como parte de la Eliminación de toda violencia contra la mujer y las niñas y niños.

La resolución de un conflicto y la construcción de paz, deben tener perspectiva de género, promoviendo la justicia Siendo este un desafío de las sociedades que buscan seguridad para sus futuras generaciones.

La Guerra Civil Española,  La de Guatemala con la reciente Condena a Rios Montt y los innumerables relatos de las mujeres e hijos de mujeres víctimas y aparentemente  más cruel  La Guerra de Lagos, dónde miles de mujeres han sufrido graves consecuencias físicas y mentales, muchas infectadas de SIDA, se habla de 400 mil mujeres destruidas. En  Balcanes igual la ONU registra  de más de 50 mil ataques sexuales pero solo sentó en el banquillo a 18 hombres y 12 fueron condenados por un tribunal.

En Colombia, la HRW habla de 2 millones de mujeres y niñas víctimas de violencia sexual en medio del conflicto de más de medio siglo

En Colombia estos delitos no se castigan, el acceso a la justicia es una misión imposible, dentro de los procesos de justicia transicional o acuerdos de paz, nunca se consideró que fuesen los delitos sexuales, delitos de guerra, tanto los grupos armados de derecha e izquierda han sido denunciados por cometerlos.

Por fin el Tribunal Penal Internacional y el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, a través de la Resolución 1820, que en el 2010 cumple dos años, tomaron cartas en el asunto, pero los conflictos continúan y las mujeres siguen siendo un objetivo más.

Anónima retrata hospitales llenos de mujeres con las vaginas desgarradas, otras que abortaban y otras obligadas a parír  a los hijos de su verdugo, cómo un orgullo machista del ejército rojo de “esparcir su descendencia” por la tierra del enemigo. “

“En Colombia ya  se aprobó un proyecto de ley para que los crímenes sexuales en medio del conflicto sean declarados delitos de lesa humanidad y sean castigados, ha sido promovido por los congresistas Ángela María Robledo e Iván Cepeda Castro, esperamos el congreso nacional valore la importancia de esta normativa y le de vía y voto positivo para que se convierta en ley, por el bien de las víctimas de violencia sexual en medio del cruel conflicto de 65 años de derramamiento de sangre”

Ahora nos queda seguir trabajando para que éstas pierdan el miedo a denunciar, a explicar qué y cómo les pasó y a identificar a los agresores. Pero para que esto suceda la comunidad internacional, sus gobiernos, los movimientos sociales y los entidades jurisdiccionales les deben dar protección, auxilio, asesoramiento e incluso refugio. Y los países participantes en el Estatuto de Roma (1998) deben enjuiciar a todos aquellos criminales que sus países no están dispuestos a hacerlo. Eso es posible.

Mientras no las apoyemos incondicionalmente, ellas seguirán en silencio y destruidas. Los historiadores hablarán de muertos, heridos y daños económicos, y ellas seguirán siendo invisibles, como hasta ahora.

 

“He llegado a la conclusión de que ante la falta de disciplina militar un hombre armado, deshumanizado tras dos o tres años de guerra, se convierte en la mayoría de los casos en un violador en potencia”. Beevor

 

 

Voz del pueblo Latinoamericano
Prensa
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s