No voy a hablarles de una mujer común…

“Siempre que se hace una historia se habla de un viejo de un niño o de si, pero  mi historia es difícil, no voy a  hablarles de una mujer común”… tomando hermosas palabras de uno de mis artistas favoritos Silvio Rodríguez, quiero hacerle un homenaje a una que representa a muchas.

No es ni una figura de televisión, ni una modelo ni una gran intelectual, no aparece en los medios, y nunca ha asistido a un coctel, pero es sencillamente una mujer.

Afro, de voz fuerte, la conocí en su trinchera virtual de las redes sociales, me invitó a una reunión de líderes de población desplazada a la que asistí más que por convencimiento, por curiosidad de conocer a esa luchadora de sonrisa resplandeciente.

Todo me sorprendió, que ocupara uno de los sitios más emblemáticos de la historia burguesa de mi ciudad, diseñado y aprovechado por la alta alcurnia, ahora  lleno de desplazados, indígenas, afro y pobres, “la negra se tomó y por las vías del derecho el Paraninfo” pensé dentro de mí.

Le prestaron el Paraninfo, para construir paz con aquellos que a diario son ignorados y sufren en carne propia los horrores de la guerra en Colombia, esos son los que la siguen.

 

Gina Escheback, es la protagonista de mi historia el día de hoy, esa misma q se metió en el Cauca , en plena zona de conflicto a repartir ropa , zapatos, a enseñar sobre la tutela y los derechos de la gente, esa que cargaba bultos de papa en la central de mercado abasto en Bogotá para los desplazados de Altos de Cazuca, esa que se tomó la oficina de Acción social del edificio Avianca, para que atendieran a las víctimas sin un cortaúñas, más que con su fuerte voz y su valentía, esa que fue retenida varias veces por la policía y la que se atrevió a decirle al paramilitar que le cambió la vida a ella y a su pueblo, Yo LO PERDONO! (un animal de Galaxia?)

Esa que rescato niñas abusadas por paramilitares en Soacha y el Sur de Bogotá.

Esa que con una computadora vieja intimidó a los paramilitares con artículos en un medio ciudadano y sin paga, por eso la amenazaron.

Gina escribió su historia, pero no la va a vender, la va a poner en internet como denuncia y testimonio de vida, cómo memoria histórica y homenaje a más de 8000 víctimas de su región; Norte de Santander, Sin Norte se llama el documento, y estará libre en las páginas y blogs dónde Gina tiene militancia.

A Gina la amas o la odias, pero creo que  nunca te será indiferente, este es mi homenaje a ella y a la mujer, desplazada, negra, indígena de mi adolorido país.

Edison Burbano

Reportero Ciudadano

Estudiante Universitario Co coordinador de

Voxpópuli Latinoamérica, prensa ciudadana de DDHH

Twitter : @ElPayanes

Siga a Gina Escheback en twitter @Ginaescheback

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s